viernes, 19 de diciembre de 2008

Otra vez el canal


El dictador Ortega anda en Rusia con la mano limosnera extendida, buscando la ayuda Rusa para sustituir la otra ayuda, la de otros países, que con su comportamiento dictatorial, incluido el fraude en las elecciones, el mismo Ortega ha alejado. Seguramente vendrá tan pobre como se fue. De Rusia no traerá nada y lo único que pescará será un resfrío.

Entre las cosas que Ortega se ha sacado de la manga, tratando de distraer la atención de la gente que en Nicaragua le está pidiendo cuentas del fraude, está el antiquísimo proyecto de un canal por Nicaragua. Es este un proyecto, que sale siempre a luz en épocas electorales o, como ahora, en momentos de mucha presión para el gobernante de turno. No se deje usted engañar, un canal por Nicaragua es un proyecto imposible, así de simple. Por más que nos duela, en Nicaragua no habrá canal, porque no se necesita, porque es muy caro y porque en Panamá hay un canal saludable que basta y sobra, punto. Las razones se las explico a usted en un documento que usted podrá bajar haciendo click aquí y cuyo vínculo pondré también en la columna a la derecha de este blog. Ese documento, escrito hace ocho años, sigue tan vigente como cuando fue escrito y fue útil para muchos panameños en la discusión que el año pasado tuvieran para decidir si ampliaban o no su canal. Ojalá sea útil para usted también.

Ya los rusos han dicho que el proyecto les parece "interesante" y seguramente es así. Claro que es interesante ver venir a un viejo dictador con un proyecto más viejo que él mismo, que les ha sido traído a los rusos más de una vez. La burocracia rusa, que tiene una memoria de siglos, recuerda muy bien el proyecto y va a desempolvar las mismas razones de entonces para decir a Ortega "nyet, druk. Spasiba" (no amigo. Gracias)


No hay comentarios.: